Biografía

Blanca Prieto nace en Villarramiel, Palencia, en el año 1934. Desde muy temprano siente inclinación hacia lo artístico, afición que cuenta con el apoyo de su madre, quien se convierte en el principal artífice de que su hija tuviera la posibilidad de acceder a este tipo de actividades que en aquellos años resultaban tan poco frecuentes entre las gentes residentes en un entorno rural.

Hacia 1953, se documenta la estancia de Blanca en Madrid, ciudad en la que reside durante un año para recibir clases de dibujo y pintura en un estudio situado en la calle San Bernardo de la capital, con objeto de preparar su ingreso en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.
Por estas fechas se documenta su primera exposición que tiene lugar en Palencia lo que la permite iniciar su andadura profesional dándose a conocer entre el público local.

De nuevo en Villarramiel, continúa con su formación artística con la práctica de la pintura en un estudio que tiene a su disposición, junto a la lectura de libros de arte y revistas especializadas como la Revista de Arte Goya. No obstante pronto se da cuenta de la necesidad de salir nuevamente para de alguna manera consolidar sus conocimientos artísticos. De esta forma, en torno a 1962, se documentaría un segundo viaje a Madrid en el transcurso del cual tiene la oportunidad de conocer a los pintores Vázquez Díaz y Caneja, junto a la asistencia a la Academia Peña, lugar en el que continúa con su formación en las disciplinas del dibujo y la pintura.
También aprovecha su estancia en Madrid para realizar visitas a los museos y galerías más importantes, lo que le supone tener la oportunidad de mostrar sus trabajos al público madrileño en una de las salas más prestigiosas de la ciudad en su momento.

En su deseo por buscar nuevos horizontes pictóricos, Blanca decide en 1963 abandonar España y trasladarse a Hispanoamérica, residiendo en primer lugar en Brasil. Allí frecuente las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro. En la primera de ellas entra en contacto con un grupo de catalanes que trabajaban en temas publicitarios, lo que le permitió descubrir nuevas facetas desde un punto de vista artístico. En la segunda la embajada española le organiza y promociona una exposición con motivo del día de la hispanidad.
Durante su estancia en Brasil, su obra fue reconocida con diversas distinciones, y también tuvo la oportunidad de darse a conocer entre el público local al exponer en una de las principales galerías del país.
En 1964 se traslada a Argentina. Allí realiza alguna exposición especialmente en una de las más importantes galerías de Buenos Aires con éxito de crítica y público.

En 1965 regresa a España, volviendo de nuevo a casa de sus padres. Sin embargo, la vida en el pueblo no se ajusta a sus inquietudes artísticas lo que la lleva a trasladarse nuevamente a Madrid en el año 1966. En esa época acude como alumna libre a la Escuela de Cerámica de Rosales, debido al interés que desde siempre había despertado en ella el trabajo relacionado con lo cerámico. También comienza a presentar sus trabajos en galerías madrileñas que compagina con su presencia en ese mismo año en una sala vallisoletana.

En 1967 se traslada a Aranjuez, lugar en el que reside desde entonces. Allí continua desarrollando su trabajo artístico que compagina con la creación en 1974 de un taller donde imparte clases de pintura y cerámica, al mismo tiempo que se funda la asociación CRAC (Colectivo Ribereño de Acción Cultural) que se encargan de potenciar la escasa actividad cultural de la zona.
Tras la desaparición del taller en 1979, el ayuntamiento de Aranjuez le propone impartir clases de pintura en los talleres de arte y artesanía que a tal efecto crean a partir de 1980, y en los que se mantiene al frente de los mismos hasta 1993.
A partir de entonces y hasta la actualidad ha venido desempeñando una completa dedicación al trabajo pictórico con el interés por seguir experimentando nuevas vías y mostrar sus trabajos en diversas galerías.